"A Laura", de ANTONIO CÁNOVAS DEL CASTILLO (España, 1828-1897, d.n.e.)


No pretendo que paguen el desvelo
que tu infausta belleza en mí provoca,
ni con besos dulcísimos tu boca,
ni tus miradas con su luz de cielo;

ni causarte en ausencias desconsuelo,
ni que sueñes conmigo en ansia loca,
ni que te muestres a los otros roca
como eres, Laura, para mí de hielo.

Pero a la luz del moribundo día
cuando la brisa leve de la tarde
riza feliz tu negra cabellera;

¿por qué no has de ofrecer, ingrata mía,
al loco amor que en mis sentidos arde
un recuerdo benévolo siquiera?

Leer más poemas de este autor en el blog BESOS.

Enlace recomendado:
 
Volver a la página principal





Comentarios