"Edén de los edenes", de MIGUEL RASCH ISLA (COLOMBIA, 1889-1953 d.n.e.)


En la grata penumbra de la alcoba,
todo indecisamente sumergido,
y ella, desmelenada, en el mullido
y perfumado lecho de caoba.

Tembló mi carne —¡enfiebrecida loba!—
y arrobéme en el cuerpo repulido,
como en un jazminero florecido
una alimaña pérfida se arroba.

Besé con beso deleitoso y sabio,
su palpitante desnudez de luna...
y en insaciada exploración, mi labio

bajó al umbroso edén de los edenes
,
mientras sus piernas me formaban una
corona de impudor sobre las sienes.


Leer más poemas de este autor en el blog BESOS.

Enlace recomendado:
 
Volver a la página principal





Comentarios